Terapias

Ocluso-Posturología

El cuerpo nunca está inmóvil. Oscila permanentemente en función de sus ritmos particulares que dependen del funcionamiento de los complejos bucles sensoriales que siempre mantienen la proyección del Centro de Gravedad en el interior del Polígono de sustentación con un mínimo de energía. (Philippe Brousseau)

La postura en bipedestación (sobre nuestros pies) que es carasterística de nuestra especie, puede darse gracias a un perfecto sistema de mecánicas de tensiones musculares, impulsos nerviosos y mecanismos sensibles (propioceptivos) que mantienen permanentemente informado al cerebro sobre la posición espacial en la que se encuentra.

Funcionamiento

 

El ser humano vive sumiso a la gravedad, reparte el peso sobre varios ejes, con un juego de tensiones con un diseño verdaderamente hermoso, que contrae y relaja distintas zonas del cuerpo en función de las necesidades del momento.

La mandíbula -especialmente la ATM (articulación temporo-mandibular)-, la cintura escapular, el diafragma respiratorio y otros puntos clave de nuestro cuerpo, son esenciales para el mantenimiento sano y fino de nuestro sistema postural. Por ello trabajamos en tándem con odontólogos.

Considerando que vivimos en movimiento, incluso cuando no estamos realizando acciones voluntarias, la importancia de mantener este complejo sistema en buen equilibrio, se revela a sí misma como imprescindible.

Si sólo uno de esos puntos de información postural se encuentra alterado y no recibe ni retroalimenta al cerebro adecuadamente, aparecerán mecanismos de adaptación que alterarán más aún nuestra postura y mecánica corporal, si no se detectan o corrigen.

Mediante el trabajo manual y ejercicios de reeducación postural muy sencillos y agradables de realizar, ayudamos al cuerpo a volver a la posición que le corresponde.